Top

Blog

Play Futbol FC / Gestión Deportiva  / Torneos amateurs, mi primera gran experiencia

Torneos amateurs, mi primera gran experiencia

A veces es difícil recordar como uno empezó. Es más, suele remontarnos a etapas duras y complejas como lo suelen ser los momentos de inicio y más si se trata de actividades independientes. Pero en mi caso otra vez con el fútbol se dio todo. Desde atrás de un mostrador de unas canchitas de F5 y el profesorado de Educación Física en curso previno una incipiente escuelita de fútbol. Luego con la necesidad económica de sumar trabajo nacieron los torneos amateurs que comenzaron con 18 equipos y llegaron a superar los 100 tanto masculinos como femeninos, realmente nos convertimos en expertos a fuerza de ensayo y error y ganas de progresar. Esto me dio la posibilidad de ir conociendo diferentes actores del fútbol amateur y muchas (demasiadas quizás) experiencias en cancha. De las buenas y de las no tan buenas que luego se capitalizaron en aprendizajes fui creciendo y asociándome a personas con los mismos intereses, algunos de ellos se transformaron en amigos. Porque el fútbol es así, te acerca y te une más en las adversidades. El negocio de los torneos realmente fue beneficioso y cuando dejó de serlo o mejor dicho, cuando la sensación que se había cumplido un ciclo (frase trillada pero ideal para el momento) se convirtió en realidad, dar un paso al costado fue la posibilidad concreta de enfocarse en proyectos propios y compartidos de enseñanza de fútbol. Más capacitación y dedicación ya en el plano educativo no formal fueron las herramientas que me permitieron a mí y a un incipiente grupo de profesores crecer e involucrarse más y más. Uno se enamora de lo que hace o eso al menos es el ideal de todo trabajador, en mi caso y para más satisfacción el de mi familia y staff docente, es lo que nos sucede todos los días. Siempre hay algo por hacer y por analizar para ver de qué modo podemos superarnos y lo estamos logrando gracias a Dios desde hace años. La ambición medida no es mala, crecer sin perjudicar al otro es sano y nosotros lo estamos haciendo sin olvidarnos de los inicios, viviendo el presente pero pensando en el futuro y en todo lo que podemos seguir haciendo tanto en el fútbol en particular como en la gestión deportiva en general.

No Comments

Leave a Comment